Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica"

See other formats


I Trimestre de 2008 - "El discipulado" 
Lección 10 

El discipulado bajo presión 

lo al 8 de Marzo de 2008 

Resumen de la Lección de Escuela Sabática 



EgEEMES! 



"Si corriste con los de a pie, y te cansaron, ¿cómo contenderás con los caballos? Y si en 
la tierra de paz no estabas seguro, ¿cómo lo harás en la espesura del Jordán?" (Jeremías 
12:5). 



Saber que existen múltiples presiones que pueden afectar nuestra vida hasta la eter- 
nidad, pero que Cristo triunfó sobre ellas asegurándonos la victoria y está atento a 
apoyarnos y darnos el poder para lograrla. 

Sentir que el celo y el poder religioso no nos capacitan para vivir íntegramente en 
medio de las presiones; solo Cristo, su gracia y misericordia nos fortalece y alienta 
para no caer ante ellas. 

Hacer la decisión personal de mantenerse atento a las insinuaciones divinas, particu- 
larmente frente a las presiones de nuestra vida y la vida de otros. 



EJ25H331EB 



Las presiones de la vida son parte de la cotidianidad humana; sin embargo no se acepta 
fácil el vivir con ellas. Algunos se someten de tal manera que caen bajo su peso, otros 
permiten que su conducta sea manejada por ellas de tal manera que sus actos, particu- 
larmente con relación a otros, sean casi sin control; y motivados por estas pierden hasta 
su identidad. Pero aunque este mundo ofrece toda clase de presiones a fin de mantener- 
nos ocupados y distraernos de nuestra razón de ser. Cristo, sin embargo; nos otorga la 
identidad de cristianos sin presión alguna, y nos capacita, fortalece y motiva a vivir en este 
mundo íntegramente victoriosos a pesar de ellas. 

I li 1 1 li Mi 1 1 i I^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^M 

1. Viviendo bajo presión: ¿Puede un cristiano vivir bajo presión? ¿Es tu estilo de vida 
parte de las presiones cotidianas, o son las presiones cotidianas parte de tu estilo de 
vida? Aunque las presiones son parte de la vida, no es fácil aprender a vivir con ellas, 
pero para el cristiano estas deben ser tan solo una oportunidad de crecimiento para su 
fe. Porque: "Aunque la presión pueda inicialmente hacerte vacilar en tu caminar con 
Jesús, también puede ser un comienzo de un discipulado más fiel y más consistente". 
Puesto que Jesús mismo nos dio ejemplo de cómo poder aprender a vivir con ellas, 
mas no por ellas, ni por debajo de ellas. 

CO Mateo 1 6:25; Juan 6:1 -1 5; Colosenses 1 :24; 1 Juan 3:1 . 

2. Sometidos a la presión: ¿Cuáles son los peligros de someterse a la presión? Las 
presiones cotidianas exigen tal energía que podemos caer extenuados ante ellas, ce- 
diendo a intereses egoístas. Cristo sintió tal su peso, en su interés de salvarnos, que 
sudó gotas de sangre, y como Él, podemos de igual manera buscar la fortaleza divina 



orando y escuchando siempre su Palabra a fin de que esos intereses egoístas desapa- 
rezcan y en el interés de salvar a otros nuestra fe crezca. La decisión es nuestra: acep- 
tar a Cristo como Señor de nuestro corazón puede hacer la diferencia. ¿Cuál es tu 
elección? ¿Someterse a Él, o a las presiones? 
O Mateo 13:46; Juan 12:1-6; Filipenses 3:8; 1 Timoteo 6:10. 

3. Actuando por la presión: ¿Que desafíos proponen a nuestra conducta particularmen- 
te las presiones interpersonales? Nuestra tendencia natural, cuando de observar a 
otros se trata, presionados por una ocasión, situación o circunstancia, buscamos siem- 
pre encontrar lo que para nuestros intereses parece bueno; y todo cuanto difiera, lo 
señalamos, censuramos y hasta condenamos, queriendo dejar caer todo el peso de la 
ley sobre ellos. Cristo nos invita a mantener el equilibrio, ser bondadosos, misericor- 
diosos y "tolerantes" dentro de los parámetros de la justicia divina, y no la nuestra, por- 
que solo Él es el único Juez justo. 

C0 Génesis 6, 7; 1 SamueM6:7;1 Reyes 18; Mateo 8:12; 13:42; Marcos 3:17; 6:1 1 . 

4. Motivados ante la presión: ¿Cómo puede el cristiano ser motivado positivamente an- 
te las presiones? Las presiones pueden motivarnos negativa o positivamente. Judas y 
Pedro son ejemplos claros de ello y esto bastaría, sin embargo quiero enfatizar: 1) 
Cristo padeció ante ellas por amor a nosotros. 2) Cristo triunfó sobre ellas en su misión 
de salvar y nos dejó ejemplo. 3) Cristo envía su Santo Espíritu para fortalecernos fren- 
te a ellas y salir victoriosos diariamente. Y si eso no fuera suficiente 4) Cristo vendrá 
muy pronto para llevar a los cristianos a vivir con El por la eternidad. ¿Crees esto? 

03 Mateo 26:69-75; Lucas 22:33, 34; Juan 18:1-1 1 ; 21 :15 -19. 
5 Confrontando la presión: ¿Podemos confrontar las presiones sin ser afectados? Dios 
nunca falla, El ha prometido librarnos del pecado, pero no de sus consecuencias. Por 
tanto las presiones siempre nos afectaran de alguna manera, pero nuestra actitud es 
muy importante al enfrentarlas no podemos huir de ellas, tampoco podemos depender 
de ellas, pero si podemos convivir con ellas confrontándolas correctamente y solo con 
la ayuda divina esto es posible. Siguiendo el ejemplo de Cristo, las presiones siempre 
serán nuestros mejores aliados para crecer en la fe, y como hijos de Dios vivir en este 
mundo el estilo de vida del cielo. 
CQ 1 Reyes 18; Mateo 4:18-20; 26:56; Juanl :35-48. 

El hombre creado perfecto, por su desobediencia fue afectado por el pecado y en su de- 
cadencia, perdió los principios que le daban identidad y valor. La pérdida de esos valores 
universales y eternos, le han arrastrado a vivir, no solo bajo presión, sino por debajo de 
esta. Sometiéndose a los más viles actos de violencia, maldad y pecado, esclavizándose 
en la brutalidad y salvajismo. Perdida su identidad, solo el plan eterno de salvación y re- 
dención en Cristo puede ayudarle a mantener su ritmo de vida pese a las presiones coti- 
dianas, en un estilo ascendente de restauración, pero necesita: 1) Conocer su verdadera 
identidad, por un encuentro personal con su Creador. 2) Entender la clase y motivación de 
las presiones que le rodean. 3) Reconocer su condición frente a esas presiones, en su es- 
tilo de vida. Y 4) Aceptar la ayuda divina, para una reforma integral de su vida como ver- 
dadero cristiano hijo de Dios. "Permaneciendo en el amor de Dios, puedes soportar toda 
prueba. Sólo la justicia de Cristo puede darte poder para resistir a la marea del mal que 
arrasa al mundo. Introduce fe en tu experiencia. La fe alivia toda carga y todo cansancio. 
Si confías de continuo en Dios, podrás comprender las providencias que te resultan ahora 
misteriosas. Recorre por la fe la senda que él traza" (Elena de White). 
Resumen de la Lección de Escuela Sabática 
© Cora Duma de Villarreal